En el comienzo del escrutinio definitivo en la provincia de Buenos Aires, el prosecretario electoral bonaerense, Leandro Luppi, aclaró este miércoles que la apertura de urnas y el recuento de votos se haría "en última instancia" en caso de que algún espacio político lo solicitara.

LEÉ MÁS: Denuncian que director del Correo confirmó que ganó Cristina y el Gobierno lo tapó

"Suele suceder que la tensión o el interés político que hay en la elección influya en las características del escrutinio definitivo, porque hay una mayor curiosidad y actividad de los fiscales en cuanto al control de sus votos", sostuvo el funcionario judicial.

En declaraciones a la prensa en el Teatro Argentino de La Plata, en donde se encuentran las urnas en las que votaron alrededor de 9 millones de bonaerenses el domingo pasado, Luppi explicó que "está previsto que los fiscales partidarios controlen sus resultados y, en caso de que exista alguna diferencia o impugnación, las agrupaciones políticas tienen que pedir las impugnaciones correspondientes y pedir la apertura de urna está dentro de las posibilidades".

"Puede ser que se abra la urna para extraer el certificado de escrutinio y con ese documento poder obtener el resultado auténtico de la elección en esa mesa y, en última instancia, puede llegar a ser necesario hacer un recuento nuevamente de las boletas que están dentro de las urnas", agregó.

Asimismo, informó que "la apertura de urnas se solicita y se realiza en la sede del Juzgado de la calle 8 y 50", en la ciudad de las diagonales. Consultado respecto al tiempo que llevará realizar el escrutinio definitivo, que es el que tiene validez legal, el prosecretario electoral bonaerense señaló que se trabajará "a partir de las 8 de cada día hasta las 19 en forma continua, incluidos sábados, domingos y feriados, hasta terminar las tareas".

"El escrutinio tiene que estar terminado inevitablemente antes del 2 de septiembre, que es el día de presentación de las candidaturas definitivas", resumió Luppi.

En esta nota