El Gobierno anunció su intención de realizar una profunda reforma impositiva para después de las elecciones de octubre. Sin embargo, poco es lo que ha dejado deslizar, luego de que redujera impuestos a los ricos como las retenciones y Bienes Personales y aumentara el déficit fiscal.

Un grupo de especialistas, convocados por la Fundación Friedrich Ebert y el Partido Socialista, analizaron la posibilidad de una reforma fiscal "progresista" en Argentina. Al respecto, destacaron el peso que tienen los impuestos regresivos, como el IVA e Ingresos Brutos, en lugar de tener mayor peso otros tributos como Ganancias, Bienes Personales, el tributo a la herencia y el impuesto Inmobiliario.

A su vez, señalaron en forma positiva el "impacto territorial" de la Asignación Universal por Hijo (AUH) en el reparto de fondos hacia las provincias, ya que fue el Estado nacional el que se hizo cargo del gasto en lugar de las provincias y los municipios. Así lo remarcó el especialista de la UNC, José María Rinaldi.

Rinaldi destacó además el planteo de algunos especialistas cercanos al Gobierno, que plantean una regionalización de los tributos: más recibe quien más paga. "Así, crea provincias inviables", en relación a los distritos abandonados por el Gobierno central. Y puso como ejemplo a Santa Cruz, "la que menos recibe de coparticipación secundaria y le cerraron la canilla (sic) de las transferencias automáticas".

La charla contó con la presencia de dirigentes como la diputada Alicia Siciliani, quien criticó al Presidente por su afirmación de que "los impuestos matan". "Lo que mata es la pobreza, los impuestos garantizan el funcionamiento de la democracia y nos van a dar una medida de la igualdad. Creemos que Macri está preparando el terreno para bajar el impuesto a las empresas, es un error", afirmó.

El ex gobernador Antonio Bonfatti, por su parte, dijo por su parte: "Hay países que tienen impuesto a las rentas, impuesto a las herencias. No existe Estado sin impuestos, un Estado que garantice servicios y derechos. La educación y la salud son una inversión, no un gasto".