Julio De Vido fue trasladado al penal de Marcos Paz desde el Hospital Penitenciario de Ezeiza. Sin embargo, sus abogados advirtieron sobre los riesgos de la medida a raíz de su situación de salud. También alertan que se desconoce quién ordenó la transferencia, que no contó con aval judicial.

Los letrados Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmiero manifestaron su "preocupación" y advirtieron que el cuadro de salud del exministro "impone cuidados específicos y constantes que tienen que estar depositados en una persona con conocimientos médicos", lo cual "sólo es posible, en el sistema carcelario argentino, en el Hospital Penitenciario Central del Complejo Penitenciario Federal I" de Ezeiza.

"También nos parece preocupante que el traslado haya sido efectuado sin informarlo en forma previa a ninguno de los Juzgados Federales a cuya disposición conjunta se encuentra el interno”, explicaron. Apuntaron que fue “precisamente en un día en que no se encontraban en actividad ni el ministro de Justicia (Germán Garavano) -que se encuentra de viaje- ni el director del Servicio Penitenciario Federal –en licencia de su cargo-”.

LEER MÁS: Se definió a qué cárcel irá De Vido: ¿Ezeiza o Marcos Paz?

“En este escenario, lo único que queda por esperar es que, a raíz de este traslado, no se derive ninguna consecuencia que implique un empeoramiento en la salud de nuestro asistido", señalaron.

Apuntaron que "debe tenerse especialmente presente que las afecciones en cuestión requieren ser rigurosamente controladas" y que "cualquier mínima desatención, podría derivar en lamentables resultados que, eventualmente, deberán ser cargados/atribuidos a quienes tomaron la decisión de trasladar a De Vido".

En esta nota