Marcelo Sova perdió un brazo y una pierna a los once años. El gobierno de Mauricio Macri le quitó la pensión por discapacidad que cobraba todos los meses y ahora debe cargar bolsas de maiz para poder sobrevivir.

La última vez que recibió su pensión fue en septiembre de 2016, cuando le pagaron 3.300 pesos. La única explicación que le dieron fue que no puede recibir más su cobro debido a que tiene un Fiat Uno.

Según publicó el sitio Periodismo 365, el joven -oriundo de la localidad de chaqueña de Saenz Peña- sobrevive vendiendo maíz que él mismo embolsa, y así sostiene a su grupo familiar compuesto de tres pequeñas niñas y su esposa.

Sova, quien comenzó a cobrar el subsidio en 2010, contó: "Tengo un 100% de discapacidad y en ANSES me salieron con mil pretextos y explicaciones para no pagarme más, pero la culpa no es de los empleados, ellos se portaron muy bien y trataron de darme una mano en lo que pudieron, lamentablemente las órdenes vienen de más arriba. Me dijeron que por tener un auto Fiat Uno a mi nombre me sacaron la pensión, pero eso no puede ser porque yo necesito sí o sí un auto para moverme, y ese no es un coche de alta gama, es lo más barato que hay. Gracias a Dios, de milagro estoy vivo después del accidente que sufrí en el campo cuando tenía 11 años".

En esta nota